1. Skip to navigation
  2. Skip to content
  3. Skip to secondary content



You and Your Health

La FDA asegura que los implantes de mama se relacionan con un tipo poco común de cáncer

La FDA asegura que los implantes de mama se relacionan con un tipo poco común de cáncer

Photo: Implantes

Click Here to Enlarge Photo

Según la agencia, el riesgo para cualquier paciente individual es reducido, pero las mujeres y sus médicos deben estar al tanto.

La Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. (FDA) señaló el miércoles que los implantes mamarios podrían estar relacionados con un mayor riesgo de un tipo común de cáncer, como así lo demuestra el reducido pero creciente número de casos sobre los que se ha informado en años recientes.

La agencia señala ahora que tanto los implantes de silicona como los de solución salina podrían estar relacionados con el linfoma anaplásico de células grandes (LACG), que podría desarrollarse en el tejido de la cicatriz que deja el procedimiento del implante.

Sin embargo, los expertos recalcaron que el riesgo absoluto para cualquier mujer individual probablemente sea muy bajo.

“El linfoma es un tipo de cáncer de células del sistema inmunitario. El LACG es un tipo muy poco común de linfoma”, aseguró durante una conferencia de prensa al comienzo de la tarde el miércoles el Dr. William Maisel, jefe científico y subdirector de ciencia del Centro de Dispositivos y Salud Radiológica de la FDA.

“La FDA considera que las mujeres que tienen implantes mamarios podrían tener un riesgo reducido pero elevado de desarrollar LACG”, dijo. Apenas cerca de una de cada 500,000 mujeres estadounidenses recibe cada año un diagnóstico de LACG, según Maisel, y este tipo de linfoma “en el seno es aún menos común, pues sucede en tres de cada cien millones de veces en los EE. UU.”.

Agregó que “el LACG de mama no es lo mismo que cáncer de mama”.

De entre cinco y diez millones de mujeres del mundo que tienen implantes, la FDA asegura que ahora conoce apenas sesenta casos de LACG. Esa cifra ha sido difícil de verificar, según la agencia, pues algunos casos podrían haberse duplicado en informes separados.

La agencia está pidiendo a los médicos informar sobre cualquier caso de LACG. Además, exige a los fabricantes de los implantes actualizar sus etiquetas y cualquier otra información para dar a conocer el aumento potencial en el riesgo tanto para los médicos como para las pacientes.

Según Maisel, la decisión de la agencia también se basa en estudios publicados entre 1997 y 2010 que identificaron 34 casos de LACG entre mujeres que habían recibido implantes de solución salina o de silicona en todo el mundo.

La FDA asegura que entre los casos, 24 se relacionaron con implantes de silicona, siete con implantes de solución salina. Se desconoce el tipo de los tres casos restante. Además, 19 de los implantes se realizaron con fines cosméticos y 11 con fines reconstructivos. Se desconocen también las razones para los otros cuatro procedimientos, según la agencia.

La mayoría de los casos que conoce la agencia salieron a la luz cuando las mujeres acudieron al médico quejándose por síntomas como dolor, bultos, inflamación u otras anomalías en los senos. Estos síntomas fueron causados por “fluido, endurecimiento del área de la mama alrededor del implante o masas que lo rodeaban”, según la agencia. El LACG se detectó haciendo pruebas del fluido y del área que rodeaba los implantes.

Los síntomas de LACG se pueden desarrollar entre uno y 23 años luego de que una mujer reciba los implantes, según la FDA.

“Las mujeres que tienen implantes de mama que no muestran síntomas ni problemas solo necesitan un seguimiento rutinario”, aseguró Maisel. “Los médicos deben considerar la posibilidad de LACG si la paciente presenta fluido persistente y de aparición tardía alrededor del implante”, agregó.

“Las mujeres deben monitorizar sus implantes e informar sobre cualquier cambio notorio a sus médicos, sobre todo los que tienen lugar luego de que los implantes han sanado completamente”, recomendó Maisel.

El LACG generalmente se trata con quimioterapia y radioterapia, aunque a veces con cirugía, anotó Maisel.

“Sospecho que esta noticia ha tomado a la enorme mayoría de los cirujanos plásticos desprevenidos, pues no hemos oído hablar sobre nada ni remotamente relacionado con una advertencia potencial antes de hoy”, señaló el Dr. Jeffrey C. Salomon, profesor clínico asistente de cirugía plástica de la Facultad de medicina de la Universidad de Yale.

Este tipo poco común de linfoma se desarrolla en la cápsula de tejido que ocurre naturalmente y se forma de manera normal alrededor del implante, dijo. “Es de alguna manera preocupante para los cirujanos y los pacientes por igual, pero, el riesgo general es muy reducido”, agregó Salomon.

Maisel agregó que la Sociedad Estadounidense de Cirujanos Plásticos (American Society of Plastic Surgeons, ASPS) está trabajando con la FDA para establecer un registro de casos para que la agencia pueda tener una mejor idea de la relación entre los implantes y el LACG.

Sin embargo, el presidente de la sociedad se mostró cuidadoso con la reacción exagerada del público ante ese riesgo.

“El ASPS comparte el compromiso de la FDA con la seguridad del paciente, pero también queremos asegurarnos de que esta información no genere falsas alarmas en nuestras pacientes”, señaló en una declaración el Dr. Phillip Haeck. “Ya hemos recorrido este camino. Durante casi veinte años, se le negó acceso a las mujeres al implante de su elección por declaraciones falsas y datos científicos infundados. Estamos decididos a evitar que esto suceda de nuevo”.

Haeck se refiere a la creencia de que los implantes de silicona se relacionaron con el endurecimiento de la mama, el dolor en los senos, la ruptura del implante, la necesidad de otra cirugía y un riesgo posible de cáncer, que hizo que la FDA los prohibiera durante catorce años.

Luego de una revisión más exhaustiva, la FDA permitió que los implantes de silicona regresaran al mercado en 2006.

Al comentar sobre el anuncio de la FDA, la Dra. Jasmine Zain, directora del Centro de Trasplante de Médula Ósea y Células Madre Rita J. y Stanley H. Kaplan, y profesora asistente del departamento de medicina del Centro Médico Langone de la NYU aseguró que “conocía la relación entre los implantes de mama y el LACG”.

“Hace unos cinco años, mis colegas y yo descubrimos que había una relación entre el linfoma y los implantes de mama en varias pacientes que tratamos. Con los años, otros médicos han notado la relación entre el linfoma poco común y los implantes mamarios. Su aparición es muy poco común, pero las mujeres necesitan tener mucho cuidado”, según Zain. “Las mujeres deberían conocer el riesgo al decidir si recibir los implantes o no. Las que piensen en recibir los implantes mamarios y las que ya los tienen deben hablar con sus médicos y estar informadas sobre el riesgo”.

Más información

Para más información sobre los implantes mamarios, visite la Administración de Drogas y Alimentos.