1. Skip to navigation
  2. Skip to content
  3. Skip to secondary content



You and Your Health

El cuidado de un ser querido que padece cáncer

El cuidado de un ser querido que padece cáncer

Photo: El cuidado de un ser querido que padece cáncer

Click Here to Enlarge Photo

En la actualidad, muchos pacientes de cáncer reciben parte de su atención en el hogar. Las personas con cáncer están viviendo más tiempo y muchos pacientes desean ser atendidos en su casa todo lo que sea posible. A menudo, este apoyo es ofrecido por cuidadores familiares que pueden ser cónyuges, parejas, hijos, parientes o amigos – cualquiera que esté ayudando a un ser querido a superar el tratamiento de un cáncer. Al día de hoy, los cuidadores familiares realizan muchas tareas que solían hacerse en el hospital o en el consultorio de un médico. En efecto, desempeñan un importante papel en el sistema de atención a la salud de Estados Unidos.

Una vez que usted comiece a cuidar de alguien que padece cáncer, su vida cambiará de muchos modos.  A medida que las necesidades del paciente cambian durante y después del tratamiento de un cáncer, su papel también cambiará y toda la experiencia puede afectar su calidad de vida.  Los cuidados pueden implicar demandas físicas y emocionales y, para algunos, cuestiones sociales y monetarias también.

Los pacientes con cáncer pueden necesitar ayuda con muchas de las actividades básicas que se realizan diariamente, tales como el uso del baño, desplazarse por la casa y cambiar de posición en la cama.  A medida que trata de satisfacer las demandas físicas que exigen los cuidados, necesitará cuidar de usted mismo también. Algunos cuidadores han descubierto que no tienen descanso suficiente y no permiten que se satisfagan sus propias necesidades de salud.  La práctica de hábitos saludables tales como hacer ejercicio, llevar una dieta apropiada y realizarse chequeos médicos regulares puede evitar que desarrolle problemas de salud o que empeoren los ya existentes.

Al principio puede haber mucho apoyo de parte de sus amigos y podrá continuar trabajando y manteniendo su relacionamiento. Pero algunos cuidadores notan que a medida que continúan atendiendo a su ser querido, el tiempo que ello demanda puede aumentar y los amigos pueden llamar o visitarles con menor frecuencia. Si esto le sucede a usted, y si hay problemas en su relacionamiento con el paciente, su sentido de aislamiento puede transformarse en un problema y usted podría desear procurar ayuda externa. Por otra parte, los desafíos que implican los cuidados también pueden acercarle al paciente, a medida que le ayuda a superar los desafíos que presenta el cáncer.

El cáncer conlleva muchos costos financieros. Las familias deben pagar deducibles en el seguro, copagos y el costo de servicios que no están cubiertos por el seguro, tales como el transporte y la ayuda en la atención en el hogar. Algunos cuidadores dejan sus trabajos y renuncian a percibir ingresos para poder quedarse en casa con el paciente, lo que puede dificultar aún más el tener que pagar por todo. Y el estrés financiero a menudo provoca un aumento en el estrés emocional.

Todas estas cambiantes circunstancias, nuevos sentimientos y grandes demandas de su tiempo pueden resultar abrumadoras. Por lo tanto, este es un momento crucial para cuidar de su propia mente, cuerpo y espíritu. Prestar atención y soporte durante el transcurso de un cáncer no es fácil, pero sin embargo muchos cuidadores encuentran que les ayuda a ver la vida de nuevos modos. Algunos han dicho que es un honor y un privilegio cuidar de alguien a quien aman. Se puede pensar más acerca del propósito de la vida y reconocer más claramente qué personas y aspectos de la vida tienen un mayor significado para usted. Buscar un significado puede ser un modo de afrontar la situación. Otros cuidadores descubren que pueden ser fuertes durante los tiempos difíciles y desarrollan un mejor sentido de autoestima o crecimiento personal.

Obtener apoyo de los profesionales de atención a la salud puede ayudarle a prestar mejores cuidados a su ser querido y a usted mismo. También puede obtener apoyo por parte de grupos de cuidadores y organizaciones relacionadas al combate al cáncer, donde podrá hablar con otras familias. Algunos cuidadores encuentran que les resulta provechoso integrarse a un grupo de apoyo o hablar con un consejero, psicólogo u otro profesional de la salud mental. Muchas personas que son miembros activos de su fe o comunidad espiritual, encontrarán apoyo y recursos con facilidad. Los consejos y las recomendaciones acerca de los cuidados están disponibles en el Instituto Nacional del Cáncer (INC), en el folleto “Caring for the Caregiver” (Cuidados para el Cuidador) y en la ficha descriptiva “Home Care for Cancer Patients” (Cuidados en el hogar para pacientes con cáncer). Si desea más información, ingrese a la página Coping with Cancer: Supportive and Palliative Care (Confrontando al cáncer: Cuidados de apoyo y paliativos) del Sitio Web del INC.