1. Skip to navigation
  2. Skip to content
  3. Skip to secondary content



Latino Daily News

Thursday October 14, 2010

Paraguayan Soccer Player’s Sister Fakes Own Abduction to get his Money (BILINGUAL)

Paraguayan futbol player, Eder Lider Marmol’s, sister Perla Marmol has confessed to staging her abduction in order to extort money from her famous and rich brother.  Marmol plays defense for the Atlante de Mexico soccer team and in 2008 was one of the best paid players in the US soccer league, playing for the Chicago Fire.

  Perla, 35 years old, married and a mother of five children, disappeared last Sunday from her home in the town of Juan León Mallorquín, Paraguay. A male voice called the family’s house shortly thereafter to negotiate the terms of the ransom.  The “criminals” agreed to release Mrs. Mármol in exchange for five thousand American dollars, a sum the family negotiated down from $38,000 and she was released 20 minutes later.


Perla Mármol appeared to authorities unscathed and overall in good health after the alleged ordeal.  Local police became suspicious seeing how amateurish the kidnapping attempt was and more so after interviewing Marmol on the details of her kidnapping.  She was unable to provide details about how or where she had been held hostage.  After hours of interrogation, she finally broke and confessed to having orchestrated the whole ordeal to take some money from her brother.


  The ransom was never paid, and the woman was arrested and will be charged with extortion, collusion as well as kidnapping, along with a female friend and a 20 year old male accomplice. Police have also issued a warrant for the arrest of a third man, presumably the voice on the telephone.

En Español
Perla Mármol, hermana de Éder Líder Mármol, el defensa Paraguayo actualmente jugando para el Atlante de México confeó haber simulado su secuestro, para sacarle dinero a su hermano el fútbolista.

Mármol, de 35 años, desapareció el pasado domingo de su vivienda, en la localidad de Juan León Mallorquín. el Lunes por la mañana, presuntos captores se pusiefron en contacto con la familia para coordinar detalles del “rescate”; sin embargo, al filtrarse la noticia a los medios, los captores cesaron comunicaciones, hasta la mañana del Miércoles.

A las 5:30 del Miércoles, Roberto, otro hermano del futbolista, contestó la última llamada de la voz masculina que llevava todo el día negociando el “rescate.” Los “criminales” accedieron a devolver a la señora a la libertad, a cambio de US$5.000, suma a la que miembros de la familia llegaron tras negociar con los captores los US$38.000 que pedían. La mujer fue liberada veinte minutos después frente a las oficinas de COPACO (Compañía Paraguaya de Comunicaciones), donde fue inmediatamente recogida por las autoridades y trasladada a un hospital para practicarle una valoración médica.

Los doctores no encontraron signos de trauma tanto mental como físico en la paciente, por lo que se levantaron sospechas. Además de no presentar síntomas psicológicos, ni heridas o morados en los brazos comunmente asociado con cuerdas, cadenas, esposas etc. Al ser interrogada, Mármol no fué capaz de aportar mayores datos, de donde, como y en que circunstancia se encontraba privada de su libertad. Su relato carecía de coherencia y se contradecía permanentemente en su historia. En principio dijo que fue llevada cerca de COPACO por cuatro hombres que estaban a bordo de un Gol, de color negro, hasta que finalmente afirmó que vino sola hasta el lugar a bordo de un mototaxi.

Eran cerca de las 20 cuando finalmente terminó confesando que todo era una simulación para quitarle dinero a su hermano, Eder Lider Marmol que juega en el futbol Méxicano, la suma de 38 mil dólares americanos. “Ella confeso que todo era una simulación para quitarle plata a su hermano. Primero pidieron una suma y en la medida que transcurrían las horas y fue divulgándose datos del hecho, finalmente el rescate quedó en 5 mil dólares, que no se pagó”, relató anoche María Graciela Vera Colman, Fiscal Antisecuetro de Ciudad del Este.

Mármol, asi como una amiga cómplice,  un joven de veinte años y un tercer hombre aún no capturado, deberán rendir cuentas ante la justicia por secuestro, extorsión y asociación criminal.