1. Skip to navigation
  2. Skip to content
  3. Skip to secondary content



Hispanic Health News

La Malnutrición Pone a los Niños en Riesgo de Asma y Enfermedades Crónicas

Los niños y los jóvenes que no tienen suficiente para comer están en mayor riesgo de mala salud. Según los investigadores, los episodios reiterados de hambre podrían ponerlos en riesgo de enfermedades crónicas como asma.

El hallazgo proviene de un análisis de datos de una encuesta canadiense de 5,809 niños entre los diez y los quince años y de 3,333 jóvenes entre los dieciséis y los veintiuno, que se realizó desde 1994 hasta el período de 2004 a 2005.

El estudio halló que durante ese tiempo, 3.3 por ciento de los niños y 3.9 por ciento de los jóvenes tuvieron hambre en algún momento, mientras que 1.1 por ciento de los niños y 1.4 por ciento de los jóvenes tuvieron hambre en dos o más ocasiones.

En la ronda final de la encuesta, 13.5 por ciento de los niños y 28.6 por ciento de los jóvenes informaron sobre mala salud. Los índices de mala salud entre los que experimentaron hambre en algún momento fueron superiores que entre los que nunca tuvieron hambre (32.9 por ciento de los niños y 47.3 por ciento de los jóvenes que habían tenido hambre tenían mala salud, frente a 12.8 por ciento de los niños y 27.9 por ciento de los jóvenes que no).

Los investigadores también hallaron que los jóvenes que tuvieron hambre más de una vez durante la encuesta estaban en mayor riesgo de asma y otras enfermedades crónicas.

Sharon Kirkpatrick, del Instituto Nacional del Cáncer de Bethesda Maryland, y sus colegas de la Universidad de Calgary en Alberta, Canadá, donde trabajaba durante el estudio, publicaron sus hallazgos en la edición de agosto de la revista Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine.

En 2008, cerca de 15 por ciento de los hogares estadounidenses resultaron afectados por inseguridad alimentaria, que los investigadores definieron como quedarse sin comida o no tener dinero para comprarla. Eso es un aumento de 11 por ciento en 2007 y el índice más elevado desde que la monitorización comenzó en 1995, según la información de respaldo del estudio.
“El mecanismo mediante el cual el hambre infantil afecta negativamente la salud no se comprende bien”, escribió el equipo de Kirkpatrick. “La inseguridad alimentaria se ha relacionado con estrés emocional y psicológico entre los niños, lo que podría tener efectos negativos sobre la salud general y contribuir a un mayor riesgo de enfermedades crónicas”.

Los hallazgos complementan la evidencia de que “el hambre es un factor de riesgo grave para la mala salud de manera prolongada entre niños y jóvenes, lo que señala la relevancia de la inseguridad alimentaria grave, como marcador identificable de vulnerabilidad”, concluyeron los autores del estudio.

Más información

La Nemours Foundation tiene más información acerca de el hambre y la desnutrición en los niños.

Tags

There are no tags for this entry.