1. Skip to navigation
  2. Skip to content
  3. Skip to secondary content



Hispanic Health News

La Infidelidad Aumenta Cuando La Mujer Gana Más Que el Hombre

Un estudio reciente encuentra que es más probable que los hombres sean infieles si sus ingresos son muy inferiores a los de su esposa o pareja, mientras que las mujeres son más propensas a hacerlo si ganan más que sus maridos o parejas.  Los hallazgos sugieren que las disparidades en los ingresos podrían tener mucho que ver con la infidelidad, al menos entre las parejas jóvenes estudiadas.

“Las mujeres eran menos propensas a ser infieles si ganaban más dinero que su marido”, apuntó la autora del estudio Christin Munsch. “Pero entre los hombres, mientras menos dinero ganaban en comparación con su esposa, más propensos eran a ser infieles”.  Munsch, estudiante de postgrado de la Universidad de Cornell, dijo que le surgió la idea de estudiar los efectos de los ingresos sobre la infidelidad tras escuchar el caso de un amigo que había engañado a su pareja. Le contó a Munsch que “ella ganaba mucho más dinero, tenía todos los amigos, y él se había mudado con ella. Se sentía completamente impotente”.

Aunque han habido investigaciones anteriores sobre infidelidad, éstas no evalúan las diferencias en los ingresos de la pareja, apuntó Munsch.  Entonces, examinó los resultados de una encuesta nacional que dio seguimiento a 9,000 personas a partir de 1997, cuando eran niños. Se enfocó en los resultados de la encuesta entre 2001 y 2007, cuando los participantes tenían entre 17 y 27 años.

Los hallazgos tienen previsto presentarse el lunes en la reunión anual de la Asociación Americana de Sociología (American Sociological Association), en Atlanta.
Munsch encontró que casi el siete por ciento de los hombres reportaban haber tenido sexo fuera de sus relaciones entre 2002 y 2007, mientras que alrededor del tres por ciento de las mujeres lo hicieron. Los hombres negros e hispanos eran más propensos que los blancos a haber sido infieles.

Dos factores del estilo de vida, la educación superior y la observancia religiosa regular, parecen ayudar a mantener la infidelidad a raya en ambos sexos, encontró el estudio.  Pero los factores relativos al dinero, como que el hombre gane más o menos que su esposa o pareja, aumentaron el riesgo de infidelidad, observó Munsch. Pero advirtió que “hablamos de cifras muy pequeñas”.  Si se es una mujer y “se gana más que la pareja, no es cien por ciento seguro que la pareja sea infiel”, enfatizó.

Aún así, el dinero pareció ser un factor significativo.  Los hombres que ganan menos que sus esposas podrían inclinarse por la infidelidad porque sienten una “amenaza de identidad de género”, especuló Munsch.

“El rango de conductas aceptables para los hombres es mucho más estrecho” cuando se trata de las dinámicas de las relaciones, como las que tienen que ver con las finanzas, planteó. “Es más difícil dar en el blanco, porque el blanco es más pequeño. Si uno no da en el blanco, tal vez se sienta amenazado”.

En el otro extremo del espectro, la infidelidad pareció aumentar cuando un componente de la pareja ganaba mucho más dinero que el otro. Y esto sucedió independientemente de que el hombre o la mujer ganaran más.  “Si alguien trabaja mucho y tiene más ingresos para gastar, esconder la infidelidad es más fácil”, razonó Munsch. Por ejemplo, los gastos inusuales cargados a tarjetas de crédito podrían pasar desapercibidos. Además, apuntó que las personas que ganan más podrían viajar con más frecuencia y conocer a muchas personas del sexo opuesto.

Helen Fisher, antropóloga y profesora de investigación de la Universidad de Rutgers, dijo que tiene sentido que los hombres con más dinero sean más propensos a la infidelidad.“Probablemente viajen mucho y tengan mejores carros, y vayan a restaurantes mejores. Anuncia el tipo de recursos que las mujeres buscan en un hombre, desde una perspectiva evolutiva”, apuntó. “En todo el mundo, las mujeres prefieren a los hombres exitosos”.

Pero hay menos motivo, desde una perspectiva evolutiva, para que un hombre sea infiel si gana menos que su pareja, aseguró. “Es probable que el hombre quiera conservar esos recursos. Tal vez tenga una explicación más puramente psicológica”.

En cuanto a las mujeres, aseguró que la riqueza les da el poder para hacer lo que quieran, ya sea dejar una relación mala o tener una aventura.