1. Skip to navigation
  2. Skip to content
  3. Skip to secondary content



Llegó la Hora

Con el partido inaugural entre los anfitriones y México se pondrá en marcha la primera Copa del Mundo realizada en el continente africano. Y aquí esa frase a veces hueca de representatividad continental me parece que se siente. Primero viene el orgullo de cada uno de los sudafricanos que se empiezan a dar cuenta de la magnitud de un mundial. Sudáfrica hizo un esfuerzo sobre humano para tener todo listo a tiempo y pueda ser que termine faltando una mano de pintura aquí, un ladrillo por allá. Pero el espíritu que priva y se palpa en la cara de cada persona es de un enorme sentimiento de pertenencia a un país que quiere olvidar al menos por 30 días sus múltiples problemas y mostrarle al mundo y a si mismo que –todos juntos- pueden y merecen que se los vea de otra manera. Y lo hacen por Sudáfrica, claro, pero también esperan que el legado que deje este Mundial aquí ayude a cambiar el preconcepto negativo que acaso tiene el continente entero.

Sudáfrica hizo un esfuerzo sobre humano para tener todo listo a tiempo y pueda ser que termine faltando una mano de pintura aquí, un ladrillo por allá. Pero el espíritu que priva y se palpa en la cara de cada persona es de un enorme sentimiento…

Es la primera vez que percibo que en el país anfitrión priva más el interés por que salga todo bien, por hacer sentir bien al visitante, por dejar una buena imagen del país, por sobre el interés futbolístico de la selección local. En 1986 hubo mucho orgullo de por medio y en 2002 una lucha interna entre los dos organizadores pero en ambos casos, la gente estuvo muy pendiente de sus equipos. Aquí y por ahora los Bafana Bafana no llegan a contagiar mucho. Y aunque la mayoría no lo cree posible, muchos esperan que todo pueda cambiar a partir del viernes.

Tags

There are no tags for this entry.