1. Skip to navigation
  2. Skip to content
  3. Skip to secondary content



¿Hacia Donde va el Madrid?

Lo que está sucediendo en el Real Madrid es un claro ejemplo de la política institucional del club en pos de un título. Las urgencias blancas hacen que nadie hable de proyecto a futuro sino de conseguir logros a base de chequera, comprando los mejores jugadores disponibles. El otro día contra el Almería quedó al descubierto la guerra de poderes entre el técnico José Mourinho que desde la lesión de Gonzalo Higuaín ha reclamdo que le fichen otro delantero en este mercado de invierno.

Para darse su lugar, en aquel partido contra el colista dejó al francés Karim Benzema entre los suplentes y tras el 1-1 final Jorge Valdano disparó: “ Lo del 9 nos ha distraído, y creo que el 9 estaba en banco.”  Más allá de que hoy diga que está todo bien con el portugués es evidente que lo dicho fue un tiro en elevación para él. Pero lo preocupante es la falta de un plan coherente de como apuntalar un proyecto si es que lo hay. El nueve que fueron a buscar, Ruud Van Nilsteroy, fue uno que el Madrid dejó ir no hace mucho porque ya no entraba en los planes.  Convocarlo ahora sería lo mismo que repatriar el historico Raúl a quien también le marcaron la puerta de salida sin que importase mucho todo lo que hizo por el club. Desde el punto de vista del juego, este Madrid no tiene un estilo definido. Depende cada vez más de sus individualidades y no se sabe muy bien a que juega. En una liga de dos y con 57 puntos en juego, es posible que aún sea campeón. La diferencia, sin embargo, con el Barcelona es amplia y notoria. Los culés tienen claro que es lo que quieren, hacia donde van, y se aferran a un estilo definido desde las divisiones menores. Y además con un perfil mucho más bajo deleitan a todos cada fin de semana con un juego que debe sorprende a más de un madridista, aunque se nieguen a admitirlo.